El búlgaro superó al australiano Nick Kyrgios por 6-3 y 7-5 en el Master 1000 sobre cemento estadounidense. Ganó por primera vez un certamen de esta envergadura, sumando el tercero en el año y el séptimo en su carrera.

El verdugo de Juan Martín Del Potro no dejó pasar la oportunidad de quedarse con su primer torneo importante tras la bajas de los candidatos, ganando el torneo con un juego implacable sin ceder un set que también lo acerca al Masters de Milán.

Grigor Dimitrov, 11° del ranking y séptimo favorito, pudo salir de una situación difícil ante Nick Kyrgios (23°) tras rescatar un break cuando iban dos iguales, para luego conseguir quebrar poniéndose 4-2 y dominar el ritmo para adelantarse 6-3.

El europeo que lo había vencido en su único enfrentamiento en el Masters de Indian Wells en 2015, pudo contrarrestar el saque del australiano (15 aces) con un buen porcentaje de primeros servicios ganados (93%) y así poder quebrar en su tercera ocasión en el undécimo juego, cerrando el duelo 7-5 tras una hora y 25 minutos de partido.

Dimitrov de 26 años sumó su primer Masters 1000 siendo el primer búlgaro en ganar en estas tierras, sumando su tercer torneo en el año (Brisbane y Sofía) y el séptimo en su carrera (cinco en cemento) con récord de 7-5 en finales ante el de Oceanía que no pudo sumar la cuarta estrella, en el torneo de Cincinnati al noreste de Estados Unidos que repartió 4.973.120 dólares en premios.