Dismaland, el parque “temático” que el famoso grafitero británico, Banksy, inauguró el pasado 22 de agosto, ha superado las predicciones más optimistas de sus organizadores, y tan solo el primer día, contó con más de 4 mil visitantes.

Construido encima de Tropicana, un viejo resort abandonadoen el año 2000, este parque “temático”, no apto para chicos, busca parodiar al clásico de Disney y para eso, construye un universo lúgubre y desgarrador, con un castillo que se cae a pedazos, una cenicienta que está accidentada y un estanque con patos empetrolados, entre otras tantas cosas

En su parque de diversiones, este artista británico, cuya identidad todavía permanece oculta, intenta llevar al máximo su crítica social. Asuntos como la guerra, la corrupción y el consumismo, son temas recurrentes en Dismaland.

Este “parque de desconcierto”, tal y como lo llama Banksy, se trata en realidad de una de las exposiciones de arte más originales de todas, en donde, junto a él, se encuentran de otros 50 artista, de 17 países distintos.

Con sus calles rotas, sus fuentes abandonadas y su polémica, en cada esquina, Dismaland promete darnos un paseo vertiginoso, a través de los conflictos que agobian al mundo actual, a través de una mirada cínica e irónica. “El lugar más feliz de la Tierra”, tal y como lo anuncia su comercial, llegó para quedarse en la mente de todos.

Gabriel Sarti