Peque levanta el trofeo a pesar de perder con Nole, en la mejor semana de su carrera

El uno del mundo se impuso al argentino por 7-5 y 6-3 en la final del Masters 1000 de Roma. El serbio logró su quinta corona en el foro itálico y el titulo 81°, además de su cuarta conquista en la temporada siendo el más ganador con 36 en esta categoría ante el argentino que subirá al puesto 13°.

El gran torneo de la mejor raqueta argentina tuvo su fin ante uno de los mejores tenistas de la actualidad y de la historia, quedando sin fuerzas tras su épica victoria ante Rafael Nadal y el desgaste físico en semifinales con Denis Shapovalov, igualmente realizando un torneo en el que podría ser su punto de inflexión contra un batallador que logró batir otro récord.

Diego Schwartzman, octavo preclasificado y 15° del ranking, en el primer set había comenzado sólido quebrando en dos ocasiones para colocarse 3-0 arriba, pero la lluvia interrumpió el encuentro y en la vuelta el serbio se recuperó incluso pasando al frente (3/6 en break) hilvanando cuatro juegos seguidos, lo que provocó sacar su mejor repertorio llevándose el set 7-5.

El uno del mundo que llevaba un historial de 4-0 volvió a ceder su servicio en el primer game, aunque se recuperó rápidamente con un 69% de puntos ganados con el primer saque y buenos porcentajes de puntos con la devolución (33), dando el golpe en el octavo juego y luego completar el triunfo 6-3 en una hora 54 minutos de encuentro.

El balcánico de 33 años sumó su quinta corona (2008, 2011, 2014 y 2015) en Roma, el cuarto título de la temporada tras Dubái, Australia y Cincinnati, además de su trofeo 81° y el 36 Masters 1000 siendo el más ganador, uno por delante de Nadal (balance de 31-1).

El bonaerense de 28 años a pesar de la derrota subirá al puesto 13°, que sigue siendo el mejor en su carrera, con récord de 3-6 en finales (este año cayó en Córdoba) y sumando 2.505 puntos en la carrera del Masters, cerca de Gael Monfils que ocupa el último boleto con 2.860.