El equipo del programa de la televisión española enviado a Bruselas ha conseguido captar los reveladores mensajes que Puigdemont envió al exconseller Toni Comín con sus verdaderos planes. «Estos mensajes hacen temblar los cimientos del ‘procés’. Hoy se acaba Puigdemont», ha comentado la presentadora.

El equipo del programa enviado a Bruselas consiguió capturar los mensajes de Carles Puigdemont al exconseller Toni Comín, el único exconseller huido que no ha renunciado a su acta de diputado.

Durante un acto en Lovaina, Comín empezó a recibir a las 20:01 horas mensajes de un contacto suyo que tiene registrado como Carles. Los mensajes, escritos en catalán, le llegaban cada 10 minutos aproximadamente a través de la red social Signal, la misma que utiliza Snowden por temas de seguridad.

Mientras los leía, la cara del exconseller se iba desencajando. Él no respondía estos mensajes, sino que abría otro servicio de mensajería para transmitir lo que recibía a otra persona, una mujer. Al darse cuenta de que estaban grabando los mensajes, el rostro de Toni Comín mudó, mostrando su preocupación y se levantó hasta un reservado.

«Volvemos a vivir los últimos días de la Cataluña republicana…»

«Supongo que tienes claro que esto ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado. Al menos a mí. Vosotros seréis consellers (espero y deseo), pero yo ya estoy sacrificado tal y como sugería Tardà».

«El plan de Moncloa triunfa. Sólo espero que sea verdad y que gracias a esto puedan salir todos de la cárcel porque si no, el ridículo histórico, es histórico…»

“No sé lo que me queda de vida (¡espero que mucha!), pero la dedicaré a poner en orden estos dos años y a proteger mi reputación. Me han hecho mucho daño con calumnias, rumores, mentiras que he aguantado por un objetivo común. Esto ahora ha caducado y me tocará dedicar mi vida a la defensa propia”.

El discurso público de Puigdemont VS los mensajes en privado a Comín

A las 20:30 de la tarde, el momento exacto en el que Puigdemont mantiene la devastadora conversación derrotista con Toni Comín, un vídeo suyo se muestra en la pantalla del acto de Lovaina. En él, Carles Puigdemont transmite un discurso en el que el expresident afirma: “No existe otro candidato y otra combinación aritmética posible”. La situación pone de relieve que Carles Puigdemont tiene un doble discurso: en privado, se siente derrotado, y en público transmite que él es la única opción posible para Cataluña.