El polémico candidato a presidente del partido Republicano se impuso en dos de los estados más importantes de las primeras estadounidenses. Hillary, por su parte, también ganó en Mississippi pero el socialdemócrata Bernie Sanders salió más fortalecido en otros estados.

El magnate norteamericano sigue firme en su campaña por ser el representante del Partido Republicano para pelear en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Esta vez, de los cuatro estados que votaban, Donald Trump se impuso en dos de ellos, partiendo victorias con su ahora principal adversario, Ted Cruz. Aún así, ganó en Michigan y Mississippi, dos de los estados más importantes de todas las primarias.

En Mississippi obtuvo 40 de los 150 delegados en juego, mientras que en Michigan obtuvo 21 de los 59 representantes.

En las internas demócratas, Hillary Clinton triunfó también en Mississippi, aunque su adversario, el socialdemócrata Bernie Sanders, apoyado por las agrupaciones de izquierda y la clase obrera, ha ganado en Michigan y también tuvo un triunfo contundente en New Hampshire con el 60% de los votos.

El 15 de marzo se realizarán elecciones en otros importantes estados. Ohio, Florida, Illinois, Misuri y Carolina del Norte elegirán a los candidatos de cada partido en lo que puede ser una jornada decisiva para Donald Trump y Hillary Clinton.