Donald Trump se complica en su camino a la Casa Blanca

Donald Trump se complica en su camino a la Casa Blanca

La victoria del senador Ted Cruz en las primarias republicanas en el estado de Wisconsin complica las aspiraciones de Donald Trump de convertirse en el candidato del partido de cara a las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos.

La votación de este martes era vista como una prueba para Trump, cuya campaña estuvo rodeada de nuevas controversias en las últimas semanas debido a una serie de comentarios que realizó vinculados a las mujeres, incluyendo dichos despectivos hacia la esposa de Cruz.

¿Por qué Donald Trump todavía no tiene asegurada la candidatura republicana a la presidencia de EE.UU. aunque Trump lidera la carrera republicana? El magnate inmobiliario podría no ganar la nominación si no alcanza los 1.237 delegados antes de la convención del partido, que se desarrollará del 18 al 21 de julio en Cleveland, Ohio.

«Esta noche es un punto de inflexión, es un llamado al pueblo de Estados Unidos», dijo Cruz tras confirmarse su victoria en Winsconsin. «Estamos ganando porque estamos uniendo al Partido Republicano».

El hecho de que Trump no haya comparecido públicamente tras conocerse los resultados del martes puede ser indicio del golpe que le ha supuesto la derrota ante Cruz, del que ha dicho que es «peor que una marioneta».

Pese a mantener una importante ventaja en la carrera para la nominación republicana y ser el único candidato con posibilidades de lograrlo sin tener que combatir en la convención, las cosas se le han puesto cuesta arriba tras una semana llena de tropiezos.

«Si Donald Trump no es el candidato republicano en las elecciones presidenciales de noviembre en EE.UU., si en algún momento entre ahora y el final de la convención a finales de julio el premio se le escapa de las manos, Wisconsin puede ser el lugar donde todo empezó a fallar», considera Anthony Zurcher, periodista de la BBC especializado en política estadounidense.

El camino de Trump hacia el mágico número de los 1.237 delegados se estrecha: necesita vencer en estados en los que el ganador se lleva todos los delegados como Delaware y New Jersey, y tener buenos resultados en estados con gran cantidad de delegados como California, Nueva York, Indiana y Pensilvania.

Actualmente, Trump tiene 743 delegados; Cruz, 507; y Kasich, 145, a la espera de que finalice el recuento de votos de Wisconsin y se adjudiquen los delegados de Misuri, cuyas primarias se celebraron hace tres semanas.

Para que Trump asegure su candidatura antes de la convención, tiene que ganar alrededor del 60% de los delegados que quedan, algo matemáticamente posible pero poco probable tal como se han dado las votaciones hasta el momento.

No obstante, no todo depende de las primarias que quedan de aquí hasta el mes de julio.

Trump se puede quedar corto de delegados y aun así cruzar la meta como nominado antes de la convención republicana si atrae un número suficiente de votos entre el grupo de más de 100 delegados no comprometidos.

Este grupo incluye a aquellos delegados que respaldaron a los candidatos que ya se han retirado de la carrera, representantes de estados que no tienen primarias y autoridades del partido.

Pero si el magnate continúa perdiendo en intención de voto ante los potenciales candidatos demócratas y sigue rodéandose de controversia y conflagración, la consolidación de estos votos hasta ahora no comprometidos es menos probable.

,