El Granate mereció levantar el trofeo en Brasil, pero después de agónicamente llevar el partido al suplementario, la mala suerte le costó que perdieran 4-3 (5-3 global) y vieran como Atlético Mineiro dio la vuelta. Se preparan para ir a Japón a jugar la Suruga Bank.

La tarea no era sencilla la que tenían por delante los de Guillermo Barros Schelotto, porque después del 0-1 en la Fortaleza, tenían que ganar de visitante y la misión parecía titánica. Sobre todo porque a los cinco minutos Diego Tardelli – auto del gol en la ida – anotó luego de un penal por una mano dudosa.

Pero en quince minutos los argentinos dieron vuelta el partido, primero por intermedio de Víctor Ayala y luego gracias a Santiago Silva, quien se zambulló después de un tiro libre y el rebote que dejó el arquero Víctor.

Al primer tiempo le restó el nuevo empate de Maicosuel después de un excelente centro bajo, y así Lanús jugó todo el segundo tiempo con la necesidad de hacer un gol más. Aunque presionaron siempre y acorralaron a los últimos campeones de la Libertadores, sin permitirles cruzar mitad de cancha, recién a menos de un minuto del final Lautaro Acosta le dio la victoria transitoria luego de que el arquero le ahogada el grito a Silva, y puso el resultado que en cualquier otra serie le hubiera dado el triunfo por los goles de visitante, pero por tratarse de una final alargó el encuentro treinta minutos.

En el primer suplementario se notaron la falta de piernas de los argentinos, y así Luan (quien había entrado por un apagado Ronaldinho) desbordó por la izquierda y mandó el centro que se desvió en Gustavo Gómez y se metió en el arco de Agustín Marchesín. Y la trágica historia se volvió a repetir, esta vez en el séptimo minuto de la segunda parte cuando Ayala pensó que su arquero estaba más retrasado e intento el pase de cabeza, pero lo único que hizo fue ponerla junto al palo.

Con la derrota consumada antes de que terminara el partido, Lanús siguió yendo, pero era demasiado tarde. No llegaron ni a descontar; simplemente hubo tiempo para la expulsión de Acosta.

Esta es la cuarta vez consecutiva que este trofeo va a Brasil, y también que un equipo campeón de la Libertadores supera al de la Sudamericana. El último en romper la racha fue la Liga de Quito, que en 2010 superó a Estudiantes. Con el cuarto título internacional de los Galos, ya son nueve los trofeos para clubes brasileños, siendo los máximos ganadores a tres de Argentina.

Lanús, que el domingo enfrentará a Colón por la Copa Argentina, pospuso sus dos primeros compromisos del Torneo de Transición ante Belgrano y Atlético Rafaela ya que el seis de agosto estará en Japón jugando la Suruga Bank ante Kashiwa Reysol, campeón de la copa local.

ARVE Error: no id set