El vehículo, perteneciente a la época de las misiones Apolo, fue vendido como chatarra y destruido, en Estados Unidos.

El LSSM (Local Scientific Survey Module) estaba en poder de un habitante de Alabama (Sur de Estados Unidos) y en febrero de 2014 fue localizado por un historiador de la Fuerza Área Norteamericana. La agencia espacial trató recuperarlo, pero fue demasiado tarde.

«Al contactar al dueño, nos entramos que el vehículo había sido vendido como chatarra después que el dueño original murió», declaró la NASA.

El sitio Vice informó que el vehículo tenía “un peso de más de 3600 kilos, 6,4 metros de largo y 4,5 de ancho».

Una parte de la historia, que aún no se revela, es como llegó el vehículo a manos de su último dueño. Según el sitio Collect Space, el prototipo se podría haber vendido en 25 mil dólares.