En  Africa occidental la situación está fuera de control. A pesar de los esfuerzos por mantener aislados y en cuarentena los afectados, la enfermedad se propaga. Ya son más de 1200 los decesos por el ebola y se estima que hay otros 2240 infectados.

Se estipularon cuatro áreas en cuarentena, de las cuales sus habitantes no pueden salir  ni  trasladarse a otras partes del país  Ante esta situación, la OMS trabaja en conjunto a la  ONU con su programa de ayuda humanitaria, para abastecer con comida a estas ciudades que se mantienen en cuarentena absoluta para evitar contagios. El objetivo principal es hacer llegar provisiones para evitar que las personas migren a otras ciudades en busca de comida.

Aun así, nadie confirma que la ayuda que esté llegando sea suficiente.

El brote se detectó en marzo de este año en Guinea. Aun no hay cura o tratamiento efectivo para la enfermedad.