Una enfermera española que trabaja en un hospital de Madrid, se contagió mientras atendía a dos curas infectados por el virus letal.

La enfermera era parte del equipo que atendió al misionero español Manuel García Viejo, quien falleció el pasado 26 de septiembre en el hospital Carlos III, situado en la capital española. Además, asistió a Miguel Pajares, otra víctima del virus, fallecido el 12 de agosto.

Según afirmó la Ministra de Salud, Ana Mato: “Estamos trabajando para averiguar la fuente de contagio y si se siguieron estrictamente los protocolos. Estamos tomando todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de toda la población”.

Al parecer, luego de atender a García Viejo, la enfermera se fue de vacaciones y realizó una vida completamente normal, los únicos síntomas que presentó coincidían con un estado febril y un poco de astenia.

Antonio Alemany, el director atención primaria de la Comunidad de Madrid, afirmó que “No tenemos constancia de ningún otro caso”; mientras tanto, la paciente esta con fiebre, permanece estable y se encuentra a la espera de evaluación. Además, el directivo aseguró que “Ya se ha iniciado el estudio de todos los contactos que ha tenido esta paciente, incluyendo a los profesionales sanitarios del hospital de Alcorcón que la han atendido”.

La enfermera es una mujer de 44 años, casada y lleva más de quince años trabajando en el Hospital Carlos III. Es importante resaltar, que las condiciones de seguridad para tratar a los pacientes que están infectados por el virus, son extremas.

Según el último recuento oficial de la OMS, ya son 3.338 las víctimas a causa del virus. Los países afectados (Guinea, Liberia, Nigeria, Senegal y Sierra Leona) llevan registrados 7.178 contagios.