Prácticamente todo el mundo quiere un cuerpo atlético, tonificado y sin un gramo de grasa. Sobre todo aquellas personas que viven de su cuerpo como es el caso de los deportistas o las chicas escorts en Buenos Aires. Por lo que cuando comienza un nuevo año o incluso después del verano, cuando empieza septiembre, uno de los propósitos más populares es apuntarse a un gimnasio y volver a trabajar el cuerpo.

Los expertos recomiendan al menos realizar 150 minutos a la semana de ejercicio físico. Es decir, dos horas y media. ¿Parece fácil, no? El truco está en hacerlo divertido y atrayente. ¿Y que hay más placentero que el sexo? ¿Por qué no tonificarse y ponerse en forma de esta manera?

El sexo se trata de una actividad física, lo que significa que se puede mejorar el rendimiento y por lo tanto, el placer. Muy importante, ya que todo el mundo lo practica, ya sea con su pareja, algún ligue, amigo con derechos, o alguna de las mujeres escorts independientes de Capital Federal. Sobre todo para evitar tirones, molestias y demás en pleno acto. Algo muy molesto y que puede llegar a acabar con la excitación y arruinar el momento.

Además de mejorar posibles complejos, vergüenzas e inseguridades. Se acabó el tener que fingir los orgasmos. Lo principal es trabajar en la flexibilidad, resistencia y fortalecer los músculos que más se utilizan durante el sexo. Por ello recomiendan realizar ejercicios como los que se detallan a continuación.

Ejercicios de pie

Sentadillas con peso

Ejercicio que consiste en sujetar el peso con las manos mientras se desciende lentamente, controlando los movimientos, para después subir rápidamente. De esta manera se pretende mejorar y trabajar los cuádriceps y glúteos. Y así ganar fortaleza, resistencia y dureza en la zona.

Es importante coger el peso adecuado, para no pasarse ni quedarse cortos. Se puede comenzar con poco, realizando series de doce repeticiones e ir aumentando de forma progresiva.

Desplazamientos laterales

Para llevar a cabo los desplazamientos laterales debemos empezar por poner los pies juntos. Una vez ahí se flexionan las rodillas un poco y se carga algo de peso en las manos, tras ésto tan solo hay que lanzar uno de los pies a un lado y apoyarlo en el suelo. Una vez hecho, girar el tronco en el mismo sentido rápidamente y volver a la posición inicial. Se recomienda hacer series, primero con una pierna y después con la otra.

Con este ejercicio se trabajan los abductores, situados en la parte interna de los muslos y el tronco. De este modo, es mucho más fácil practicar diferentes posturas sin perder el aliento.

Ejercicios tumbado

Levantamiento de caderas

Para llevar a cabo este ejercicio hay que tumbarse con la espalda apoyada en el suelo y con los brazos alineados con el cuerpo. Una vez tumbado se flexionan las piernas con las plantas de los pies apoyados, pudiéndose incluso colocar un poco de peso en la zona baja del abdomen, y a continuación se elevan las caderas y se vuelve a la posición inicial.

De este modo se trabajan los glúteos, los abdominales y los isquiotibiales convirtiéndose así en uno de los ejercicios preferidos de todas las mujeres que desean tener un cuerpo sexy, por eso, es uno de los más utilizados por las chicas que se dedican a ofrecer servicios de acompañamiento en sitios web de contactos para adultos. Además facilita todos los movimientos de cadera, algo que le ayudará en su trabajo.

Piernas

De nuevo colocando la espalda en el suelo se elevan las piernas formando un ángulo recto. Una vez así, hay que abrirlas y cerrarlas todo lo que se pueda sin tocar el suelo.

Otro estiramiento que se puede realizar es, una vez se tengan las piernas abiertas, sujetarlas con las manos e intentar abrirlas un poco más o mantener. Siempre sin forzar para no causar dolor, pero permitiendo fortalecer y estirar los abductores y aductores. Unos músculos que permiten separar las extremidades y muy cercanos a la zona de la ingle.

Estiramientos sentado

Piernas cruzadas

También conocida en algunas zonas como la postura perfecta o Siddhasana en yoga. Hay que sentarse en el suelo con las piernas cruzadas y extender los brazos hacia delante, controlando la respiración. Se trata de mover el tronco hacia delante, acercándose al suelo todo lo que se pueda.

De nuevo sin forzar la posición, estos sencillos estiramientos pueden ayudar a evitar futuros tirones en el trasero, así como mejorar la flexibilidad en los movimientos.

Mariposa o flor de loto

Sentados, con las plantas de los pies unidas, consiste en realizar pequeños movimientos con las rodillas hacia arriba y abajo. Esos pequeños rebotes, con las manos sujetando los pies, es una de las formas más sencillas de trabajar los abductores.

Fdo.: Deborah Salas