Según el PNUD, gran parte de la población, unos 200 millones de personas, es vulnerable a los cambios macroeconómicos. El organismo propone «invertir en políticas de protección social universal».

Los resultados detallados para América Latina del Informe de Desarrollo Humano 2014, presentados por este organismo en la capital San Salvador, señaló que la población vulnerable, en riesgo de caer en la pobreza, aumenta a cerca de 200 millones de personas, que representan el 38% del total regional. (De los entre 580 y 590 millones de habitantes que tiene el subcontinente, según calcula el economista jefe del PNUD en El Salvador, William Pleitez).

Los estudios del organismo señalan que entre 2000 y 2012, Perú fue el país en donde la mayoría del descenso en la pobreza se trasladó hacia la clase media, ubicándose como el de mayor aumento en el tamaño relativo de este grupo, 19,1 puntos porcentuales. Bolivia fue el país con la mayor reducción relativa de pobreza, 32,2 puntos, pero también con mayor aumento de población vulnerable, el 16,9 puntos.

Chile y Argentina redujeron la pobreza como la vulnerabilidad, cambio que se correspondió casi en su totalidad con el aumento de la clase media, el caso opuesto lo constituye República Dominicana, país donde la clase media disminuyó en casi cuatro puntos, resultado de un aumento en la pobreza como en la vulnerabilidad.

No todas las personas  en América latina han logrado entrar a la clase media por lo tanto al enfrentar crisis económicas o desastres naturales, esta población estaría en un  alto grado de vulnerabilidad ya que las  medidas estatales de los diferentes países de la región no están generando las condiciones políticas,  sociales, económicas y ambientales necesarias para que exista movilidad social además de la protección social a los niños, jóvenes y ancianos que se encuentran en una de  las fases más críticas de la vida para los latinoamericanos.

Andrea Imbachi