La nueva alianza estratégica se realizó para la ejecución de un programa en el período  2015-2018, los ejes centrales a cubrir serán la generación de empleo, urbanización  y cuestiones ambientales.

El monto estipulado  por cada préstamo es de 1.000 a 1.200 millones de dólares por año al país  y otros 1.700 millones de dólares para emprendimientos del sector privado.

Tras el cierre de este acuerdo, Argentina vuelve a renovar su relación con el organismo, que habían quedado paralizadas desde el 2011.

«La estrategia del Banco Mundial está estructurada selectivamente en torno a promover la creación de empleo en empresas y establecimientos agropecuarios; a mejorar la disponibilidad de activos para las personas y los hogares, y a reducir los riesgos ambientales y proteger los recursos naturales. El Banco Mundial apoyará a la Argentina para llegar a los más vulnerables de la sociedad, especialmente en las áreas de bajos ingresos del norte del país», indicó Jesko Hentschel, director del Banco Mundial para  Argentina, Paraguay y Uruguay.

Jessica Martinez