En el “Olímpico”, los germanos se hicieron un festín con los italianos y le propinaron una goleada que no se olvidará en mucho tiempo. Robben (en dos oportunidades), Götze, Lewandowski, Müller, Ribery y Shaqiri marcaron los goles para el último campeón de la Bundesliga, que acaricia la clasificación a Octavos de Final de la Champions League. Para el local, Gervinho puso el del honor.

Bayern Munich emuló lo realizado en por el seleccionado de Alemania en la última Copa del Mundo ante Brasil y le metió un 7-1 lapidario a la Roma en su propia casa. En menos de 35’ los de Pep Guardiola bailaron a los italianos y se dieron el lujo de bajar el pie del acelerador en la segunda mitad para que la vergüenza de los de Totti y compañía no fuera mayor. El último campeón de la Bundesliga marcha con puntaje perfecto en el Grupo E y quedó a un paso de la clasificación a los Octavos de Final.

Lapidario fue el arranque del Bayern en el “Olímpico”, porque en un abrir y cerrar de ojos  el Robben ya había lastimado con un zurdazo y sin tiempo de festejar demasiado ya estaba cantando el segundo a cargo de Mario Götze tras una buena combinación Müller. Unos minutos más tarde, Lewandowski ponía el 3-0 de cabeza y todavía quedaba tiempo para el segundo en la cuenta personal del delantero holandés y el cuarto de los Bavaros.

La Roma no tenía respuestas y no visualizó en todo el primer tiempo ni una sola respuesta. Encima, antes de irse al descanso, Krostas Manolas hizo honor a su apellido y Müller desde los doce pasos estampó el 5-0 con olor historia.

Con todo liquidado, la segunda parte fue más pareja en su desarrollo. Guardiola sacó a Müller y Lewandowski demostrando que pisó el freno y la Roma aprovechó la baja n la intensidad de la visita para anotarse el gol de la dignidad que estuvo a cargo de Gervinho. A los teutones no les gusto el atrevimiento del local y se despacharon con dos tantos más: en el sexto fue del francés Ribery  con una exquisita vaselina y el séptimo estuvo a cargo de Shaqiri.

Con esta goleada, el Bayern Munich afirmó el poderío que ostentaba en el Grupo E y quedó en la cima con 9 unidades, seguido de Roma con 4, Manchester City con 3 y CSKA de Moscu con 2.