El consumo diario de café, la bebida caliente más consumida en el mundo occidental, no tiene efectos adversos en la salud pese a la creencia popular de los daños que genera la cafeína en el organismo, según  especialistas que participan esta semana  en Colombia, en un foro internacional sobre el grano.

«Uno de los grandes mitos es que el café está relacionado con ataques del corazón, arritmias y muertes repentinas», explicó el experto estadounidense en nutrición toxicología química y seguridad alimentaria James Coughlin, estas teorías caen en desuso según diversos estudios sobre los efectos de esta bebida en la salud, que se socializan en la XXV Conferencia Internacional sobre Ciencia del Café, que se lleva a cabo en Armenia (Colombia), organizada por la Asociación para la Ciencia y la Información sobre el Café (ASIC).

El grano no solo es benéfico para el sistema cardiovascular, sino también para el gastrointestinal y el sistema nervioso central, el consumo cotidiano de la bebida trae beneficios físicos y cognitivos, pues la cafeína ayuda a la actividad cerebral y brinda mayor energía a la hora de realizar deportes extremos, además se afirma que el café no solamente es seguro sino que también previene algunas enfermedades, entre ellas el cáncer.

Según Coughlin «La cafeína es una sustancia benéfica para la salud, no hay contraindicación para que un paciente cardiovascular consuma café, excepto si tiene algunas condiciones adversas», como insomnio, hipertensión arterial no controlada, embarazo, gastritis aguda y colon inflamable, aun así es importante advertir que el consumo excesivo de esta sustancia estimulante puede generar una adicción con «menos impacto» que la del alcohol y los psicoactivos e incluso un síndrome de abstinencia.

Los especialistas sugieren tomar entre tres y cuatro tazas diarias de café, teniendo en cuenta que la bebida no se debe consumir con varias horas de preparación porque el PH baja notablemente, entonces puede tener un efecto adverso en el sistema gastrointestinal y tampoco debe mezclarse con otras sustancias energizantes o con licor, porque puede ser una ‘bomba’ cardiovascular, aseguraron  los expertos.

Andrea Imbachi