Debido a las fuertes pérdidas financieras que viene experimentando desde los últimos años, la compañía circense no halló una mejor solución que la de ponerse en venta. Se espera que quien resulte el afortunado comprador pague aproximadamente 2.000 millones de dólares por él.

El dueño de la firma, GuyLaliberté, ya hablaba de ponerla en venta desde la década pasada. En un principio, manejaba la idea de vender sólo un porcentaje, pero dadas las presiones que ha recibido por parte de los interesados, reconsideró que lo mejor será dejar en otras manos el control total.

Laliberté, un excéntrico artista callejero devenido en millonario, hizo el anuncio durante esta semana y se espera que el aviso cierre durante la próxima semana. Luego, se dedicará a evaluar una por una todas las ofertas recibidas y bendecirá al comprador con el 90% de las ganancias.

El Cirque Du Soleil, comprado en 1984, comenzó a presentar un déficit fiscal a partir de 2012, pero ya desde 2008 se hablaba de realizar una gestión compartida. En ese entonces, Laliberté tuvo como socios estratégicos a dos compañías inmobiliarias, que manejaban el 10% de las acciones.

Desde hace dos años, los despidos masivos se han vuelto una constante dentro de la empresa. Actualmente, 4000 empleados trabajan en los espectáculos. Se espera que, a pesar del traspaso de dueños, el prestigio y la belleza de sus reconocidos shows no entren también en déficit.