Emmanuel Adebayor atravesó una infancia dificultosa en su África natal, cercado por la pobreza y la miseria. Como muchos jóvenes de su condición, encontró en el deporte la posibilidad de cambiar su vida, y por qué no la de su círculo íntimo. A los quince años se sumó a las filas del Metz francés y en poco tiempo se transformó en uno de los delanteros más cotizados de Europa. Su carrera futbolística fue en ascenso, a tal punto que militó en los clubes más prestigiosos del mundo: Mónaco, Arsenal, Manchester City, Real Madrid, Tottenham, en ese orden.

Sin embargo, durante todo ese tiempo, se vio afectado por una turbulenta relación familiar, que lo llevó a pensar en el suicidio. “Muchas veces quise darme por vencido. Pueden preguntarle a mi hermana Iyabo cuántas veces la he llamado y le he dicho que estaba dispuesto a suicidarme”, confesó Adebayor en su cuenta de Facebook.

Y añadió: “Mantuve estas historias ocultas durante años. Pero entendía que si moría, nadie sabría mi historia, nadie aprendería de ella. Algunas personas dicen que debo mantener estas historias en privado, pero alguien tiene que sacrificarse a sí mismo, alguien tiene que hablar de ello”.

Pero, ¿cuál es el drama que lo llevó a pensar en quitarse la vida?

Según el delantero, su familia no paró de extorsionarlo a lo largo de su carrera, desde el momento en que alcanzó la fama y el dinero. En su publicación, detalló algunas de las situaciones aterradoras que le tocó vivir. En primer lugar, acusó a sus hermanos Kola y Peter de querer asesinarlo durante su etapa en el Mónaco. “Luego de un entrenamiento, me acosté a dormir en mi departamento. Cuando abrí los ojos, tenía un cuchillo pegado a mi garganta, eran mis dos hermanos”, reveló. Y contó su reacción ante semejante amenaza: “¿Esta es la única manera que existe para resolver las cosas? Si es así, mátenme y agarren el dinero. Al final se arrepintieron. Les di dinero y se largaron. La sangre es más espesa que el agua”.

El futbolista se jacta de haber afrontado todos los gastos de sus familiares desde que empezó a enriquecerse, pero sostiene que la avaricia de su entorno lo llevó a perder parte de las propiedades en las que invirtió. “Hace un par de años, le compré a mi hermana Yabo una casa en Ghana valorada en 1,2 millones de dólares. Dejé que mi hermano Daniel se quedase allí. Unos meses después, en mis vacaciones, decidí pasarme. Me sorprendió ver que el garaje estaba lleno de coches. Mi hermana había realquilado la casa sin consultarme y había echado a mi hermano. La llamé para pedirle explicaciones y me respondió con 30 minutos de insultos. Llamé a mi madre para explicárselo e hizo lo mismo que mi hermana”, lamentó.

El togolés asegura que su hermano Kola lo culpa de la muerte de su otro hermano Peter. “Dice que la tienda que abrí para Peter no era lo suficientemente buena. Me mandaba mensajes y me decía que mi carrera iba a quedar en ruinas. Hice todo lo que estaba a mi alcance por Peter, lo llevé a Metz y a Mónaco conmigo. ¿Qué hizo Kola por Peter? Nada. Ni siquiera apareció en sufuneral a pesar del dinero que le mandé para el viaje de vuelta”, expresó Adebayor.

Como si no fuera suficiente, también cargó contra otro de sus hermanos, Rotimi, al que acusa de robarle dos de las posesiones más preciadas que tenía: una camiseta del fallecido jugador Foé y otra de Zinedine Zidane. Además, aseguró que le consiguió a su hermano una prueba en un equipo de fútbol y que poco después, les había robado el celulara la mayoría de sus compañeros.

Ante esta situación, el Tottenham mostró preocupación por la salud mental del jugador. Aunque no se pronunció al respecto, decidió adelantar las vacaciones de Adebayor, una fecha antes del final de la Premier League.