El histórico trencito “Expreso Alegría” volvió a funcionar en el Parque Avellaneda después de 9 años. Funciona los sábados, de 11 a 13 y de 14 a 17, y realiza varios viajes con una capacidad para 50 personas cada uno.

Da una vuelta de 1600 metros alrededor del parque a unos 6 kilómetros por hora en un recorrido que dura aproximadamente 15 minutos, durante el cual se pueden descubrir los sitios más emblemáticos del parque, como la casona de la familia Olivera, el Jardín de la Meditación, el vivero o la calesita.

Los trabajos de reparación y puesta en valor del «Expreso Alegría» estuvieron a cargo del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, mientras que el mantenimiento y operación del tren se realizarán con la colaboración de la empresa Autopistas Urbanas S.A. (AUSA).

“Fue una gran experiencia y muy emocionante trabajar en la restauración del trencito del Parque Avellaneda, devolviéndole así a los vecinos del oeste de la Ciudad un pedazo nostálgico de su historia. Hoy padres e hijos comparten un paseo por el tiempo en su recorrido, vinculando la forma de entretenimiento entre dos generaciones”, dijo el subsecretario de Mantenimiento del Espacio Público, Rodrigo Silvosa.

Las obras para recuperar el histórico trencito comenzaron en febrero de 2014. Incluyeron el diseño y construcción de las ruedas, los ejes, los resortes, los portacojinetes, los rulemanes, los bujes y los marcos de hierro. Se hicieron también diferentes trabajos en el circuito, que incluyeron los acondicionamientos de la Estación Onelli, llamada así por Clemente Onelli, director del Zoológico Municipal en 1909.

Se trabajó, además, en el circuito de recorrida con la incorporación de nueva señalética y cartelería y la instalación de rejas de seguridad en el Jardín de la Meditación, además de la limpieza de las vías.