El viceministro de Economía, Emmanuel Álvarez Agis, anunció que «el próximo paso es pedir la remoción» del mediador Daniel Pollack, puesto que consideró que el special master «se está poniendo la camiseta de los buitre».

En ese sentido, opinó que «los fondos buitre están de los dos lados de la mesa» y que sostuvo que «en el mercado de capitales lo que está absolutamente prohibido es realizar transacciones comerciales manejando información privilegiada».

«No están sólo manejando información privilegiada sino que la están creando», fustigó en diálogo con FM Nacional Rock.

Al analizar el litigio que Argentina sostiene con los holdouts, Álvarez Agis resaltó que los fondos buitre «no sólo juegan con una ventaja, sino que están en control del supuesto hecho que dispararía el default de Argentina, que es el dictamen de un juez».

A su vez, ironizó: «Los fondos buitre quieren que Argentina antes de pasar por el casino pase por la casa de empeño para entrar sin nada y dejar recursos como Vaca Muerta».

Al ser consultado sobre el estado de cesación de pagos, opinó que la situación «no constituye un default porque esto ocurre cuando se queda sin recursos para pagar su deuda y Argentina lo viene depositando desde 2005, a pesar de que el juez quiere impedir ese cobro».

Además, insistió en que «la gente tiene que estar tranquila» porque «no tiene ningún efecto directo en la vida cotidiana» ni «se acaba el mundo».

«Argentina no paga nada porque le declaran el default, el default selectivo, default chiquito. Es una apuesta entre privados», señaló el viceministro, quien ratificó que el país «demostró que no va a tomar medidas desesperadas ni nada que comprometa el futuro de los argentinos».

Con relación a la posible negociación entre los bancos argentinos y los fondos buitre analizó: «Cualquier solución por parte de terceros que contribuya a aminorar el conflicto o darle solución definitiva, estamos a favor pero sin ningún tipo de participación nuestra».