Con seguridad casi todos hemos visto videos de muchos famosos artistas, deportistas, políticos, científicos, gente del común echándose un cubo de agua helada encima…

Se trata del “Ice bucket challenge”, el reto del cubo de hielo que busca llamar la atención sobre la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y concientizar a la población de la necesidad de investigar sobre ésta, en busca de una cura. La ELA es una enfermedad neurodegenerativa que conduce al debilitamiento muscular, pérdida de la movilidad en brazos y piernas y que provoca dificultad para hablar, respirar y tragar.

La inspiración de este reto es Pete Frates, un exjugador universitario de béisbol de Boston de 29 años a quien le diagnosticaron ELA hace dos años, El pasado 7 de agosto vio cómo 200 personas se daban cita en la Plaza Copley de su ciudad para echarse un cubo de hielo por encima y así llamar la atención sobre esta enfermedad y recaudar dinero y sensibilizar a las personas sobre este mal.

El desafío del cubo de agua helada inició hace unas semanas en Boston (Massachusetts),en el cual como regla general se establece una margen de 24 horas a quienes hayan recibido el desafío para donar 10 dólares a una organización que investigue sobre la esclerosis lateral amiotrófica, plantear el reto a otras tres personas a través de las redes sociales y vaciarse encima un cubo de agua helada, si la persona que recibe el reto decide no vaciarse el cubo de agua, puede elegir como alternativa donar 100 dólares en lugar de 10.

Así como también ha tenido una gran acogida, muchas personas han criticado esta causa benéfica como maléfica, ya que se estaría justificando una forma de desperdiciar el vital líquido dado la escasez y aguda crisis del agua en el mundo, avalando la actuación del actor hollywoodense Sharlie Sheen que en vez de agua se tiró 10 mil dólares, cantidad destinada para la causa o lo que hizo Barack Obama, que decidió donar dinero en lugar de empaparse.

Antes de sentar posiciones sobre este tema, la verdad es que cada lector tendrá la última palabra…

Andrea Imbachi