El juez de instrucción Alberto Baños dictó la orden de detención al cantante canadiense Justin Bieber por el escándalo que protagonizó junto a sus custodios, en 2013, a la salida del boliche porteño Ink.

Recordemos que esa noche, un fotógrafo y un camarógrafo del sitio Farandulashow fueron agredidos por los responsables de la seguridad del artista canadiense.

El abogado que representa a los agredidos, Víctor Stinfale, explicó que “cuando salga de la frontera va a ir preso porque tiene un pedido de extradición en cualquier lado del mundo” y agregó que “viene o no puede hacer una gira más”.