Investigadores nacionales adaptaron un moto para que utilice hidrógeno como único combustible. Se trata de una propuesta que busca contrarrestar los problemas de contaminación actuales además resulta estratégico para la región debido a que posee uno de los potenciales eólicos más altos del mundo.

Cuatro alumnos de Ingeniería Mecánica en conjunto con sus profesores de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco crearon el primer motor que se alimenta al 100% de hidrógeno. Si bien en un pasado ya se habían fabricado piezas similares, es la primera vez que utiliza únicamente este elemento químico.

«Se trata de una alternativa a los problemas de contaminación que afronta la humanidad, ya que genera básicamente vapor de agua como producto de combustión que es desechado por el escape», especificó el  responsable del proyecto, el ingeniero  Daniel Barilá.

Para crearlo modificaron un ejemplar monocilíndrico de 337 cm cúbicos, cambiaron su sistema de potencia y diseñaron  un sistema de inyección electrónica específico para las nuevas condiciones de operación. Estas variaciones les permitieron que posea una fuerza similar a la que tenía el modelo original aunque su carburante sea diferente.

El desarrollo resulta de vital importancia para la región debido a que posee uno de los potenciales eólicos más altos del mundo. La generación eléctrica se puede almacenar mediante la producción de hidrógeno a través del proceso de electrólisis para ser utilizada en un futuro como combustible.

La construcción del equipo se realizó en los laboratorios de la Facultad de Ingeniería en la sede Comodoro Rivadavia.