El Sindicato Único del Personal Aduanero de la República Argentina (SUPARA) retomó un plan de lucha para exigir una suba del 28,1% que el Gobierno le dio a empleados de la administración pública, excepto a ese sector.

Esta medida afecta las actividades de los puertos donde se embarcan la producción de granos y productos industrializados de la soja.

Las estimaciones del sector por esa posible parálisis indican que si el gremio lleva a cabo el cronograma de huelga estipulado, se podrían ocasionar pérdidas multimillonarias, indicaron fuentes del sector.

Esto podría entorpecer el proceso de liquidación de divisas por lo que se perderían alrededor de 500 millones de dólares si cumplen tantos días de paro, al tomarse como referencia la liquidación durante la primera semana de septiembre, que alcanzó los 285 millones de dólares.

Así, la huelga de SUPARA podría provocar un «caos logístico» en plena cosecha de la soja, lo que ocasionaría una pérdida de casi 250 millones de dólares en tan sólo cuatro días por la demora de ingreso de divisas y por el costo de alquiler de los buques.

La medida de fuerza de los aduaneros también frenaría la habitual descarga de los casi 10 mil camiones diarios que transportan los granos a los puertos o a las industrias procesadoras, lo que causaría un importante problema social en la región, tanto para sus habitantes como para los 40 mil transportistas involucrados.

Ese complicado panorama se podría presentar si el sindicato parara del 24 al 26 de septiembre, tal como advirtió que ocurrirá si no reciben una respuesta a su reclamo.

Según datos proporcionados por el INDEC, el denominado complejo soja en 2013 fue el principal sector exportador de la Argentina, pues contribuyó con casi 21 mil millones de dólares al año, lo que equivale al 25,7% del total de las ventas al exterior del país.

El paro seguirá hasta el domingo 21 de septiembre, y para el caso de no llegar a un acuerdo, se repetirá desde el miércoles 24 al domingo 28.