El próximo sábado será la reinauguración, tras varios años de refaccionamiento. La fecha inaugural coincidirá con el día en que nació el gran artista hace 133 años atrás.

En un principio, la reapertura estaba planificada para el mes de junio, pero el despido de la directora del museo, Anne Baldassari, retrasó dicha fecha. Desde el 2005 estuvo a cargo del proyecto, el cual iba a costar 19 millones pero termino costado más de lo estipulado: alrededor de 52 millones.

A través de la organización de exposiciones repentinas se lograron recaudar los fondos para seguir adelante con el proyecto. El museo cuenta con una colección de gran variedad y muy completa, gracias a las donaciones realizadas por la familia del artista.

Claude Picasso, hijo del pintor, advirtió que no cedería algunas obras si la ex-directora del proyecto no era restituida a su cargo. Por su parte, Baldassari expresó que denunciaría a los nuevos directivos si exponían las obras tal cual estaban, ya que la reestructuración de la gran muestra había sido de su autoría y fruto de una ardua investigación científica. Tras varias discusiones, finalmente se llegó a un acuerdo, en donde establecieron que Anne Baldassari sería la responsable de la presentación, pero los futuros proyectos estarían a cargo de Le Bon.

El proyecto plantea un recorrido fluido y cronológico, que va desde su periodo azul y rosa, hasta su giro al cubismo, pasando por su arte primitivo y temática bélica. El próximo año, Le Bon planea presentar una muestra que consistirá en analizar cómo influyó Picasso en sus herederos.