En un debate iniciado a las 13.04 y que llevó más de nueve horas, el proyecto de ley para el «pago soberano» de la deuda argentina ya tiene media sanción, luego de que el Senado de la Nación lo aprobara con 39 votos a favor.

La normativa que espera el tramo final del debate en la Cámara Baja es hasta el momento la iniciativa más trascendente del año legislativo. En la urgencia de sortear el bloqueo impuesto al pago de la deuda (a bonistas que aceptaron la deuda reestructurada) en Nueva York por el juez Thomas Griesa y por el vencimiento de 200 millones de dólares el 30 de septiembre, el proyecto presidencial propone a Argentina o Francia como jurisdicción alternativa para los bonistas.

Se autoriza crear una cuenta especial en Nación Fideicomisos S.A. y dispone remover al Banco de Nueva York como agente fiduciario, para que el Gobierno deposite, en las fechas de vencimiento correspondientes, “una cantidad de fondos equivalentes a los que correspondería pagar por los servicios” de los títulos que se emitan en el futuro en reemplazo de aquellos que no ingresaron a los canjes de 2005 y 2010. La misma -según el Ejecutivo- se abre “en virtud de la buena fe de Argentina, y de su voluntad y capacidad de pago en condiciones equitativas para todos sus acreedores, según la interpretación convencional y generalmente conocida como pari passu”.