Américo Rubén Gallego asumió ayer de manera formal la dirección técnica de Newell’s y ofreció una jugosa rueda de prensa en la sala de conferencias del Coloso.

Fue la presentación en sociedad del Tolo, que a partir del 5 de enero tomará las riendas del plantel profesional para encarar la pretemporada.

Sin rodeos y sabiendo que no volvió para cumplir con una formalidad, sino con el tremendo desafío de armar un equipo protagonista. «Cuando en enero me ponga el buzo de técnico seré el hombre más feliz. Tuve una año sabático muy duro. Quería encontrarme de nuevo con un equipo. Y para mí volver a Newell’s es importantísimo», confió el DT, que enseguida agregó: «La gente ya me pide que gane el clásico (risas). Estoy muy contento de volver a mi casa. Es el club que me formó como jugador y como persona. Tengo solo agradecimientos hacia esta institución. Sé que me voy a encontrar con un plantel muy rico. Dios quiera que el equipo se amolde a lo que le gusta a la gente. Y como soy el responsable de todo esto espero estar lúcido, que no me equivoque, porque será un campeonato muy duro».