Wawrinka por tercera vez ganó un Grand Slam, manteniendo el invicto en finales a cinco sets frente a Novak Djokovic (1°) por 6-7(1), 6-4, 7-5 y 6-3 en el US Open. Aunque recién por quinta vez venció al serbio, es la tercera vez que lo deja sin trofeo.

Aunque el campeón defensor había jugado diez sets menos – Vesely no se había presentado en la segunda ronda, luego Youzhny abandonó en el primer set y Tsonga no se levantó para la tercera manga en cuartos de final – terminó pidiendo atención por problemas en los dedos del pie, quedando casi con lágrimas.

Stan solo había ganado en sets corridos en las dos primeras fases, pero fue el más corrió y atacó, terminando con nueve aces (seis tuvo el de Belgrado, que además cometió siete dobles faltas), y anotó 46 winners contra 30 del nuevo subcampeón, aunque también Wawrinka cometió más errores no forzados (51 a 46).

El rubro fundamental fueron los break points, porque mientras que el ganador del último Australian Open y Roland Garros solo aprovechó tres de sus 17 oportunidades, el suizo terminó con seis sobre diez, haciendo valer sus 144 puntos ganados, solo uno más que Nole.

El helvétivo, que el año pasado había sido semifinalista, lleva once finales seguidas sin perder en total (desde Hertogenbosch 2013) con títulos este año en Chennai, Dubái y Ginebra. El campeón en Melbourne en 2014 también había sido campeón en París la temporada pasada, venciendo a Djokovic cuando buscaba el único Grand Slam que le faltaba (completó los cuatro grandes este año).

Djokovic lleva doce coronas de Grand Slam y nueve subcampeonatos. Hubiera sido su octava consagración, ya que además de los dos Grand Slams en 2016 había sido el mejor en Dubái y los Masters 1000 de Indian Wells, Miami, Madrid y Canadá. El año pasado, donde ganó once torneos, después de la semana en Nueva York no perdió más partidos siendo campeón en Beijing, Shanghái, París-Bercy y el Torneo de Maestros de Londres.

Ayer había sido campeona Angelique Kerber (2°), quien tras ganar el Australian Open y la medalla de plata en Río 2016 venció a Karolina Pliskova (11°) – al llegar a su primera final importante subirá al sexto lugar del ranking – por 6-3, 4-6 y 6-4 para destronar del máximo lugar del ranking a Serena Williams.

Jamie Murray (rival de Argentina en Copa Davis) y Brunos Soares habían sido campeones en dobles masculino, y Bethanie Mattek Sands y Lucie Safarova los acompañaron esta tarde mientras que Laura Siegemund y Mate Pavic habían ganado en dobles mixto.