Más de 33 millones de ciudadanos están convocados a votar en todo el país en los comicios que definirán la nueva composición de las Cámaras de Diputados y de Senadores nacionales y que significarán un test crucial para el gobierno del presidente Mauricio Macri a casi dos años de iniciada su gestión.

Las elecciones, que se desarrollarán entre las 8 y las 18, con un total de 98.400 mesas habilitadas en los 24 distritos electorales, serán también una prueba decisiva para las distintas expresiones del peronismo que compiten por reposicionarse y liderar a la principal fuerza de oposición.

Cambiemos llega al desafío electoral fortalecido por el triunfo que obtuvo a nivel nacional en las Primarias del 13 de agosto, cuando conquistó un 36 por ciento de los votos, y aspira a aumentar este domingo su caudal a un 40 por ciento, en un clima político que se vio convulsionado por el caso Maldonado, que motivó que se suspendieran los actos de cierre de campaña.

Un total de 127 representantes de todas las provincias en la Cámara de Diputados y 24 asientos del Senado, tres por cada una de las ocho provincias que renuevan mandatos, serán puestos en juego mañana, en lo que significa un rediseño del mapa político nacional de los próximos dos años, de cara al recambio presidencial de 2019.

En la Cámara de Diputados, Cambiemos pretende apuntalar su condición de primera fuerza y acercarse al sueño del quórum propio de 129 diputados. En caso de repetir los resultados de las PASO pasaría de tener un bloque de 86 legisladores a 105, mientras que el bloque de su principal contrincante, el Frente para la Victoria, mantendría su posición de segunda fuerza con 76 bancas, cinco más de las que posee en la actualidad.