Tras el pedido de detención y desafuero a Julio De Vido, Elisa Carrió le reclamó a la Justicia que «no puede ser» que el exministro de Planificación no tenga prisión preventiva y alertó que podría obstruir la investigación de las causas en las que está procesado. Además, dijo que el exfuncionario fue «el cajero y no el valijero» de la familia Kirchner y lo definió como «el centro del Lava Jato» argentino. «Es un gran delincuente y un gran caradura», agregó.

“No puede ser que Julio De Vido esté procesado y no tenga prisión preventiva. Todos los procesados por asociación ilícita deberían tener prisión preventiva, pueden obstruir la investigación”, remarcó Carrió en A dos voces. Y consideró que el exministro de Planificación “sería como el centro del Lava Jato argentino” porque conoce los montos y los destinatarios de las coimas que se habrían pagado durante su gestión.

La diputada de Cambiemos también manifestó que Cristina Kirchner mantuvo al exministro en funciones después de que murió Néstor Kirchner para garantizar su herencia. “La plata de Cristina es la que compartió con De Vido, que es el cajero y no el valijero de los Kirchner”, agregó.