Aunque pueda parecer descabellado, los rumores de un posible autogolpe de Estado por parte del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner existen y con argumentos sólidos. No sólo el extraño vínculo político con el general César Milani enciende estas sospechas; ahora, el desprestigio hacia el Poder Judicial en su conjunto reaviva una teoría a la que se adhieren, entre otros, la diputada Elisa Carrió.

La presidenta Cristina Kirchner publicó hoy un extenso texto sobre la marcha del 18F -en homenaje al fiscal Alberto Nisman- y sobre el Poder Judicial, al que definió como «un súper poder por encima de las instituciones surgidas del voto popular» que intenta «desestabilizar al Poder Ejecutivo» y «desconoce las decisiones del Legislativo».

La diputada Elisa Carrió reaccionó ante semejante mensaje y su respuesta no se hizo esperar. «La carta de la Presidente es la prueba de lo que dije el miércoles en el Congreso: el propósito de mostrar un intento destituyente que no existe para generar un autogolpe junto al general Milani», sostuvo la diputada.

«Esta es una sociedad desarmada que marchó en silencio y en paz frente a un gobierno armado que encubre el robo de armas en los cuarteles del Ejército y que tiene a un oscuro oficial de Inteligencia al mando de las Fuerzas Armadas», aclaró, en referencia al Jefe de Estado Mayor General del Ejército, el teniente general César Milani .

Al respecto, la precandidata presidencial señaló que ya «informó» a las embajadas de los países miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA), –organización que trabaja para fortalecer la paz y consolidar la democracia en América- sobre «la necesidad de defender la institucionalidad republicana en Argentina y la región».