La medida, avala el uso de esta técnica y «abarca además otros delitos graves», consideró el presidente Mauricio Macri. 
La medida de Emergencia nacional en Seguridad, anunciada ayer por el Gobierno nacional, «va en sintonía con las metas esenciales que estableció el presidente Mauricio Macri de luchar contra el narcotráfico y otro tipo de delitos graves», indicó un comunicado distribuido en la Sala de Periodistas de Casa de Gobierno.
La disposición, que regirá por el plazo de 1 año, contempla el refuerzo de los controles en el espacio aéreo para combatir el narcotráfico, para lo cual se permite «hacer uso de la fuerza (como último recurso)» contra aeronaves no identificadas, explica el texto.
Además, autoriza al Ministerio de Seguridad a convocar personal retirado de la Policía Federal, Prefectura, Gendarmería y Policía Aeroportuaria que «no hayan sido condenados por delitos de lesa humanidad, estén actualmente procesados penalmente o pasados a retiro por razones disciplinarias».
El decreto enmarca delitos tales como producción, tráfico y comercialización de estupefacientes (Ley N°23.737), de contrabando de armas y contrabando de estupefacientes (Ley N°22.415), los relacionados con las actividades de una asociación ilícita calificada (artículo 210 bis del Código Penal) o con una asociación ilícita terrorista (artículo 41 del mismo Código).
Consigna además, delitos de prostitución de menores y pornografía infantil (artículos 125, 125 bis y 128), de financiación del terrorismo (artículo 306) y de extorsión (artículo 168, todos del Código Penal), los previstos en la Ley 24.769 (Régimen Penal Tributario) y de trata de personas (Ley 26.364), según fue difundido.
El Gobierno «deja a cargo de los Ministerios de Seguridad, de Defensa y de Transporte la tarea de reforzar los mecanismos de seguridad en todos los medios de transporte aéreos y concede la adquisición del material indispensable para incrementar la vigilancia de la frontera fluvial, los puertos y los espacios marítimos de jurisdicción nacional».
Además, la medida habilita al Ministerio de Seguridad a «convocar personal retirado de la Policía Federal, Prefectura, Gendarmería y Policía Aeroportuaria que no hayan sido condenados por delitos de lesa humanidad, estén actualmente procesados penalmente o pasados a retiro por razones disciplinarias».
Con esta medida, se crea el “Operativo Fronteras”, que reemplazaría al “Escudo Norte” con carácter permanente, y se adopta en forma inmediata las medidas para dotar de dispositivos materiales, técnicos y tecnológicos a la Zona de Frontera, que incluye una radarización para el “eficiente control” fronterizo, detalle el comunicado.
Finalmente, el decreto establece «la aprobación de Reglas de Protección Aeroespacial, cuya autoridad de aplicación serán las FFAA, orientadas a identificar, advertir, intimidar y hacer uso de la fuerza (como último recurso) a vectores incursores en el espacio aéreo Argentino», según difundió el texto.