Debido a conflictos globales o fenómenos naturales, millones de refugiados alrededor del mundo fueron forzados a dejar sus hogares y vivir en vivienda temporales y de baja calidad. La mayoría de estos refugios carecen de un elemento fundamental de seguridad y bienestar: un piso.

Emergency Floor es una iniciativa desarrollada por Sam Brisendine y Scott Key para resolver este problema y proporcionar seguridad a los albergues y las personas que viven en ellas. Con su nueva campaña en Indiegogo, Emergency Floor está trabajando en proporcionar suelos eficientes y baratos que están directamente orientados a ayudar a los organismos de socorro.

Emergency Floor no se basa en productos recientemente facturados para asegurar la salud y la seguridad de las comunidades de refugiados. Su ingrediente secreto son palets de madera: utilizadas para el transporte de materiales a granel a los campos de refugiados, los palets suelen ser abandonados. Emergency Floor diseñó un sistema de pavimento modular para sentarse en la parte superior de este recurso prácticamente gratuito, proporcionando una forma económica y abundante para mantener a las familias en todo el mundo a un paso por encima de las condiciones peligrosas de terreno, tales como suelos infectados, inundaciones y temperaturas frías.

Brisendine y Key fueron estudiantes graduados de la Rice University School of Architecture cuando desarrollaron esta idea para mejorar el bienestar de las familias. Asociados con IKEA Foundation’s Better Shelter program, fueron capaces de testear prototipos en Suecia.

Emergency Floor ha obtenido el apoyo de USAID y con el dinero que obtengan, Brisendine y Key planifican llevar el proyecto a familias en Irak y Nepal, cuyas casas fueron víctimas del reciente terremoto.