Horacio Rodríguez Larreta, nuevamente marcó una posición autónoma respecto a la Casa Rosada y en el medio de la polémica por el intento de cobrarle la atención médica y la educación a extranjeros, aseguró que la ciudad tiene las «puertas abiertas» al mundo. «Eso constituye una de las mayores riquezas de Buenos Aires», agregó el jefe de Gobierno.

Durante la apertura del 21° período de sesiones legislativas el jefe de Gobierno focalizó su discurso en la participación ciudadana, los planes de vivienda y educación. «Hoy es un día muy importante por dos cosas: porque iniciamos las sesiones en esta casa, y también porque empezaron las clases en la Ciudad», aseguró Larreta.

En el entorno destacaron el comienzo del ciclo lectivo en medio de negociaciones salariales que están empantanadas por el 12% de aumento sin cláusula gatillo que ofrece el gobierno.

«Es una gran noticia. Todo el mundo habla de los problemas de la paritaria pero los chicos están en clase», dijeron. La paz durará poco: UTE, el mayor gremio docente, convocó a un paro para el 5 y 6 de marzo.

Larreta comenzó recordando a Débora Pérez Volpin, la legisladora de Evolución que murió trágicamente un mes atrás. Desde el gobierno destacaron que en recinto de sesiones hubo 10 vecinos: durante 2017 el alcalde impulsó varias iniciativas de participación ciudadana bajo el formato BA Elige. Este año el programa contará con un presupuesto de 500 millones de pesos.

No hubo grandes anuncios: impulsará más facilidades para los inquilinos y mejoras en el equipamiento de la Policía.