En el “Néstor Díaz Pérez”, los equipos de Barros Schelotto y Palermo entretuvieron por momentos pero se olvidaron que para ganar hay que meter la pelota dentro del arco. El Granate sigue invicto, mientras que los del Viaducto aún no sumaron de a tres en el campeonato.

Ya no sirve con sumar merecimientos. La pelota tiene que entrar por la delgada línea del arco para convertir y marcar diferencias. Aunque parezca una obviedad, eso le falto tanto a Lanús como a Arsenal, que hicieron los meritos necesarios para convertir pero fallaron en la puntada final. Encima, la única que entró para la visita, el juez Vigliano se la anuló a Damián Pérez por un offside inexistente de un compañero. El 0 a 0 final no reflejó el desarrollo pero si paridad entre ambos.

Lanús tuvo las primeras aproximaciones con la pegada de Victor Ayala. El paraguayo primero probó con un remate de media distancia que se fue por encima del arco y luego con un tiro libre directo al arco que rozó el travesaño. Arsenal respondió con una llegada clara que terminó dentro de la red tras un disparo de Damián Pérez. Cuando el volante estaba sumido en el festejo, el árbitro Mauro Vigliano anuló el tanto a instancias del asistente por una “supuesta” posición adelantada, que no fue,  de un jugador del Arse.

En el complemento, el local manejó el desarrollo y fue quien tuvo las más claras: Un cabezazo defectuoso de Lautaro Acosta que no terminó en gol de milagro, oitro de Lucas Melano sin suerte y la última en los pies de Oscar Benitez, que definió con soltura ante el arquero Andrada y Damián Pérez salvó sobre la línea.

Con este resultado, Lanús mantiene el invicto en el certamen, aunque perdió posiciones en el torneo luego de hilvanar su tercer empate consecutivo, mientras que Arsenal sigue sin conocer la victoria.