El pasado 2020, a pesar de la situación, no dejo de ser un año de crecimiento para la industria de la medicina, especialmente la estética. Muchas personas consideraron seriamente la idea de hacer algunos cambios en sus cuerpos con el objetivo de sentirse mejor y fortalecer su autoestima. En el mercado existe una serie de procedimientos estéticos a los que los pacientes pueden decidir someterse para cambiar o mejorar su apariencia, y es importante que las personas comprendan todos los riesgos y las realidades sobre los resultados de las operaciones antes de apresurarse a hacer nada.

Si bien algunos procedimientos de cirugías estéticas pueden ser reversibles o solo dar resultados temporales, revertir los efectos de algunas puede ser doloroso, costoso o imposible. Es por eso que, normalmente, para evitar inconvenientes a futuro, los médicos certificados como los Cirujanos Plásticos en Buenos Aires discutirán, antes de todo, sus expectativas para los procedimientos elegidos, así como la logística del plan quirúrgico, el tiempo de recuperación y el resultado esperado durante una consulta inicial.

Hay opciones para hacer ciertos ajustes

Los procedimientos quirúrgicos más invasivos, como trabajos de nariz, remodelación de orejas, así como estiramientos de rostro, cejas y párpados, no son necesariamente reversibles, pero pueden rehacerse si no está satisfecho con los resultados. Sin embargo, dado que se trata de cirugías que requieren cortes y anestesia, no esperes una solución rápida.

El médico que elijás puede hacer ajustes, pero vos no podrás simplemente «volver» a tu apariencia anterior. Por lo tanto, es importante que consultés con profesionales primero para conocer los procedimientos de cirugía plástica antes de optar por tener uno. Otro ejemplo, una paciente con liposucción puede ganar el peso de nuevo o si se realiza un aumento de senos pueden optar por el reemplazo de implantes si desea cambiar el tamaño actual o simplemente quitárselos. Es importante tener en cuenta que, puede ser necesario un levantamiento de senos si los implantes se retiran sin reemplazarlos por otros, ya que la piel se estirará y posiblemente se hundirá.

Existen los completamente reversibles

Probablemente, los procedimientos cosméticos más «reversibles» son los inyectables mínimamente invasivos como el Botox que solo requieren una aguja para suavizar las líneas y arrugas faciales. La buena noticia es que, si no te gusta el resultado, no hay porque preocuparse. Estos procedimientos son temporales y duran entre 3 y 18 meses, depende de la dosis aplicada.

Los implantes faciales también se pueden quitar o ajustar, pero es un procedimiento más invasivo que requiere cortes y más tiempo de recuperación. Según los expertos el secreto para no recurrir a operaciones de reversa es siempre discutir tus expectativas con el médico. Esto, antes de elegir cualquier procedimiento quirúrgico para que sepás qué tipo de resultados esperar. Ayuda mucho que en la primera consulta revises fotografías del antes y el después de pacientes anteriores, es un ejercicio que te ayudará a visualizar los resultados que puedes obtener en tu cuerpo. Una intervención quirúrgica estética puede tener los mismos riesgos que cualquier otra, es por ello que la decisión de someterse a una debe tomarse con la misma responsabilidad y compromiso.