El Ciclón, que venía de caer ante Gimnasia el fin de semana, consiguió una victoria merecida en el Nuevo Gasómetro por 2-0 ante los bahienses. Mauro Matos, cuando finalizaba la primera etapa, y Néstor Ortigoza-de penal-, en el comienzo del epílogo, fueron los goleadores del partido.

El presente de San Lorenzo está marcado por la irregularidad y ni el propio Edgardo Bauza lo puede explicar. Entonces, no es de extrañar que pase de una actuación decepcionante como la ofrecida en la caída ante Gimnasia de La Plata el sábado en el Nuevo Gasómetro, y cuatro días más tarde, en el mismo escenario se imponga sin demasiado esfuerzo ante Olimpo. Lo cierto, es que el Ciclón volvió a sumar de a tres y sirve más desde lo anímico que para la tabla, ya que sigue a ocho del líder River y pelear por el campeonato, a esta altura, parece una utopía.

La lavada de cara que le dio el “Patón” al once inicial (ingresaron desde el arranque Fabricio Fontanini, Gonzalo Prósperi, Pablo Barrientos y Héctor Villalba por Mauro Cetto, Julio Buffarini, Leandro Romagnoli y Martín Cauteruccio) para saldar el partido pendiente de la primera fecha, no surgió efecto en un primer tiempo bastante chato. San Lorenzo dominó el juego pero se quedó en las intenciones, porque el “Pitu” no pesó cerca del área y los embates por las bandas de “Tito” y la “Bruja” chocaron con una sólida y solidaria defensa de Olimpo.

Los de Bahía Blanca fueron con el plan prioritario de mantener el cero en el arco propio y aprovechar alguna oportunidad que se presentara para lastimar mediante una corrida de Mauricio Cuero. Demasiado austero el plan de los de Perazzo, pero les funciono a la perfección durante una primera etapa en la que el local no supo como quebrar la resistencia de la visita.

Sin embargo, apareció Juan Mercier para romper la monotonía en la que se encaminaba el encuentro al descanso. El volante central combinó con Barrientos, fue a buscar la pared en carrera a la medialuna del área grande, amagó con rematar pero le metió un pase delicioso entre líneas al habilitado Mauro Matos, que solo tuvo que eludir a Champagne y poner arriba al Ciclón.

Todo lo que le había costado a San Lorenzo conseguir la ventaja lo solucionó a los 5’ del complemento cuando Néstor Ortigoza, desde los doce pasos luego de un trancazo a Prósperi en el área, sentenciará tempraneramente el partido. Luego fue todo del local, que manejo los hilos y transformó a Mercier en la figura por despliegue y nivel.

El los dos goles de desventaja fue demasiado para Olimpo, que jamás se animó a sacar a los de Bauza de la tranquilidad que le impusieron al trámite y que sumó una nueva derrota fuera del “Roberto Carminatti”.

Con este triunfo, San Lorenzo sumó 13 unidades en el campeonato y quedó a ocho del líder River. Muy lejos para ilusionarse con pelear el campeonato, pero la levantada sirve pensando en llegar mejor preparado al Mundial de Clubes. Para Olimpo otra decepción fuera de casa: los bahienses cayeron por quinta vez en el certamen y quedaron con 8 puntos.