Los Citizens empataron 1-1 en los 90 minutos pero en los once metros se impusieron 3-1 en la final disputada en el Estadio de Wembley. Fernandinho había puesto el primero, Coutinho lo empardó parcialmente aunque la figura fue Caballero que contuvo tres penales.

Manchester City con la llegada de grupos inferiores árabes ha cambiado su imagen radicalmente en la última década, siendo protagonistas en varios competiciones con una plantilla de ensueño y hoy no decepcionó en la final superando a un equipo histórico como Liverpool.

En el arranque los dirigidos por el alemán Jürgen Klopp tuvieron mayor determinación arriba con el brasileño Roberto Firmino inquietante con sus gambetas, rematando cerca ante la atenta mirada del argentino Wilfredo Caballero.

Los Citizens respondieron inmediatamente con un tiro libre que lanzó el español David Silva, el balón le cayó al mediocampista brasilero Fernandinho pero su disparo salió por encima de la portería rival.

El cotejo estuvo parejo por que el ritmo casi no se detuvo y el elenco del chileno Manuel Pellegrini generó la situación más neta del partido. El ex Independiente Sergio Agüero dejó parado al defensor Mamadou Sakho, le dio a colocar aunque el arquero belga Simon Mignolet se estiró para tocarla y el tiro tocó el poste.

Con más intenciones que juego en sí, el duelo decayó y los Reds sufrieron la temprana lesión de Sakho que salió reemplazado por Kolo Touré, teniendo el duelo con su hermano Yaya, defiendo la camiseta contraria.

En el comienzo del complemento el elenco Ciudadano golpeó con una acción rápida. Agüero bajó el balón, esperó la llegada de Fernandinho que pasó por derecha y con un fuerte remate superó por debajo a una floja respuesta de Mignolet anotando el 1-0 a los cuatro minutos.

El ida y vuelta fue permanente tras la ventaja pero Manchester estuvo más cómodo creando dos buenas situaciones. En primera instancia el ex Liverpool Raheem Sterling quedó solo pero lo perdió increíblemente y más tarde Silva probó con un tiro libre que salió cerca.

El equipo Rojo agotó sus variantes en busca de la igualdad y a seis del cierre iba a haber más sorpresas en la Catedral del fútbol. Adam Lallana se filtró por izquierda y remató de zurda, el poste le dijo que no pero el rebote le cayó al brasilero Philippe Coutinho que empardó el pleito.

Todo se hizo vertiginoso y ambos fueron a ganarlo, con los Citizens teniendo las chances más nítidas. Primero lo tuvo Fernando con un tiro potente que encontró en el medio al arquero y sobre el cierre Touré se barrió para anotar y nuevamente Mignolet se redimió tras el tanto recibido.

En tiempo suplementario Pablo Zabaleta ingresó para darle frescura por la banda derecha aunque con ambos rivales extenuados, el City mostró algo más e incluso lo pudo haber ganado con una avivada de Agüero que la envió apenas por arriba.

Desde los once metros apareció la figura del ex arquero de Boca Caballero que le contuvo los remates a Lucas Leiva, Coutinho y Lallana, para que Jesús Navas, Agüero y posteriormente Touré anotase el gol del nuevo campeón en la ahora llamada Capital One Cup.

Así el elenco donde fue titular Nicolás Otamendi (Martín Demichelis en el banco) sumó su cuarta estrella tras los títulos en 1970, 1976 y 2014, habiendo caído solo en 1974 y alcanzando a Manchester United y Tottenham (Agüero sumó su quinto título, el segundo en esta competición).

Liverpool por su parte sigue siendo el que más cosechó con 8, pero no la obtiene desde 2012, cayendo por cuarta final en su historia. Justamente el miércoles se vuelven a enfrentar pero esta vez por Premier en Anfield Road.