Una manifestación a Petrobras en Río Gallegos terminó con tres detenidos luego de que dos bandas que buscan mayor presencia en el gremio tuvieran un enfrentamiento a los tiros, que no dejó heridos.

Por la tarde el llamado estuvo hecho a la esquina de las oficinas de la petrolera, en reclamo de puestos laborales. Pero la interna que se desató luego de la muerte del secretario general para tener más poder, dio como resultado el enfrentamiento armado.

La Policía luego confirmó que, además de los detenidos que encontraron por las cámaras de seguridad de los comercios (que sirvió de refugio para los que no participaron de la gresca), se secuestraron pistolas de calibre 22.