El día 13 de Septiembre de 2014, siendo las 15:45hs la Fiscal Adjunta de la Unidad Especial de Homicidios, Dra. Mariana Prunotto, recibe notificación del 911 dando cuenta de un accidente en la intersección de Av. de Circunvalación y Av. Pellegrini de Rosario; a las 15:50hs el médico del SIES presente en el lugar confirma a la comisaría una víctima fatal y a las 16:00hs la comisaría de la zona da cuenta a la Fiscal de estar presente en el lugar.

De inmediato se ordenó preservar la zona por personal de la Comisaría sub. 22 y solicitar la presencia del gabinete criminalístico de la División Policía Científica dependiente de la Unidad Regional II, haciéndose presente en el lugar del hecho personal de la secciones de Fotografía, Rastros, Planimetría como así también el médico de Policía conjuntamente con oficiales de la Sección Pericias Técnicas del Automotor.

A las 16:20hs, la Fiscal se hace presente en el lugar del hecho y hace constar que la calzada se encontraba resbaladiza por la lluvia intensa caída en ese momento y los momentos previos ya que había llovido durante toda la jornada. Se observa en la banquina situada entre el carril de la Av. Circunvalación que tiene orientación Norte – Sur y la calle de acceso a la autopista Rosario-Córdoba, un cuerpo sin vida de un masculino mayor de edad, luego identificado como Juan Alberto Paladini, de 64 años, y a metros de este, un vehículo marca Audi R8, dominio HHZ 825, con evidentes signos de colisión, dejando constancia que la zona no cuenta con cámaras de seguridad y que no se hallaron testigos directos que ayudarán a revelar la mecánica del hecho.

El personal técnico de cada área, anteriormente mencionadas, del gabinete criminalístico procede a realizar las tareas periciales de rigor. En un informe preliminar realizado en el lugar del hecho, con injerencias climáticas intensas, se observa daño en el parabrisas del vehículo, dejando constancia fotográfica como así también de la totalidad de los daños observados en el Audi R8 HHZ825, tanto en su interior como en el exterior. Una vez finalizadas todas las pericias de rigor se procedió a entregar los efectos personales de la víctima a los familiares del señor Paladini, como así también el automóvil en consignación judicial, quedando el mismo a disposición de la justicia.

Tras la solicitud de ampliación de pericias por parte de familiares de la víctima, el día 16 de septiembre, se hicieron presentes en el taller mecánico particular ubicado en la calle Garzón 1143bis de Rosario, personal de Rastros y Fotografía de la sección Pericias Técnicas del Automotor de la División de la Policía Científica, conjuntamente con Fiscales de la Unidad Fiscal de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación y familiares del fallecido, para realizar una nueva inspección del rodado.

El mismo 16 de septiembre a las 14:10hs, por orden de la Fiscal Prunotto, se apersonaron en el lugar del hecho, intersección de las Avenidas Circunvalación y Pellegrini, personal de Planimetría y Fotografía de la División Policía Científica para realizar pericias ampliatorias. Contando con la cooperación de la Policía Vial, quien procedió a cortar el tráfico en la mano oeste de la Av. Circunvalación para posibilitar la tarea de los peritos en dilucidar la mecánica del hecho.

El 18 y el 23 de septiembre por orden de la Fiscal Prunotto se hicieron presentes en el taller mecánico privado, ya mencionado, miembros del Departamento de Criminalística y Estudio Forense de Gendarmería Nacional, correspondientes a la Jefatura Regional II, para realizar peritajes sobre los daños que presentaba el vehículo Audi R8, conjuntamente con la Fiscal y el representante legal de la familia Paladini. En la última ocasión se hizo presente además personal de Volkswagen División Audi Argentina y analistas de accidentes de la misma empresa los que realizaron una pericia en la computadora del automotor, procedimiento registrado en material fílmico y fotográfico, de la cual se obtuvo la hora y la fecha del momento en el que el auto presentó fallas correspondientes con el accidente, no brindando datos relativos a la velocidad por el modelo y año del rodado.

De los informes preliminares obtenido se desprende: Que las improntas constatadas por el personal actuante en el lugar del hecho sobre el parabrisas, de acuerdo a lo informado, son coincidentes con las lesiones que se constataron en el informe de autopsia emitido por el Instituto Médico Legal, donde se reflejan múltiples lesiones en el toráx, el rostro y la cabeza coincidentes a reiterados golpes superiores y frontales con superficies duras.

El informe médico forense indica que el cuerpo no presentaba improntas equimóticas (moretones) en tórax y abdomen compatibles con el uso de cinturón de seguridad. El médico aclara que estas improntas se presentan sobre la piel del tórax y abdomen cuando el cuerpo es proyectado hacia delante por la inercia del impacto siendo contenido por el cinturón de seguridad. Precisa que las mismas pueden no presentarse en dos variantes, la no colocación del cinto de seguridad o el desprendimiento del mismo al momento de la colisión. El informe de pericias automotores de la policía local indica la rotura de los anclajes de ambos cinturones de seguridad. Se aclara que el cinturón de seguridad se encontraba estirado al momento de la revisión en el lugar del hecho.

Por otra parte, se informa que el airbag lateral derecho se activó al momento de la colisión, no así el ubicado en la parte frontal dado que no se registró choque de frente.

De la ampliación pericial realizada por la Sección Pericias Técnicas del Automotor se determina que el parabrisas se encuentra astillado en sector izquierdo y sector medio, constatándose tres impactos visibles:

Impacto A: golpe de menor magnitud ubicado en la parte central del parabrisas, ligeramente hacia la izquierda, presenta una fractura de forma concéntrica-radial, presentando perdida de material tanto en lamina interior como exterior, no así intermedia. Siendo sus daños compatibles por impacto de espejo retrovisor interno, posiblemente impulsado por alguna parte del cuerpo del fallecido, dejando constancia fotográfica que el espejo fue presentado sobre el golpe mostrando coincidencia.

Impacto B: el ubicado en la parte central media del lado del conductor, el daño observado es de forma concéntrica-radial y tiene todas las características de producción por impacto del cuerpo del ocupante del vehículo, cuestión que coincide con las lesiones que presenta el informe del médico forense del Instituto Médico Legal. En este punto descartan que el daño sea producto de un objeto proveniente del exterior del vehículo porque de acuerdo a su tamaño y a una velocidad mínima del rodado debió haber directamente penetrado al parabrisas ingresando al interior del vehículo.

Impacto C: es considerablemente inferior a los otros mencionados, siendo compatible con el golpe puntual de un elemento suelto en el habitáculo. El informe presentado por Gendarmería expone: se procedió a analizar el parabrisas con el objeto de establecer, de ser posible, de donde provino la fuerza que originó los daños que presenta el mismo:

“Impacto A: está ubicado en el tercio medio, parte superior del parabrisas. Se presenta en forma de cono irregular con micro fisuras radiales y concéntricas, abundante desprendimiento de material constitutivo en ambos lados del parabrisas (interno y externo), sin perforar la lamina de PVB, del análisis que presenta el impacto y teniendo en cuenta la ubicación del mismo en el parabrisas, próximo al espejo retrovisor, se procedió a posicionar este último, en su lugar de origen, dado que se encontraba en el piso del conductor, constando que al hacerlo girar sobre su eje, hacia la izquierda, su vértice coincide con el cono del impacto A, confirmando la incidencia de la energía, desde el interior del vehículo hacia el exterior.

Impacto B: se observa en el tercio medio, parte media/izquierda del parabrisas. Presentándose en forma de estrella, cuyo centro demuestra múltiples fisuras radiales y concéntricas. Inspeccionado el lado externo del parabrisas, se observan bajo-relieves (astillas) perceptibles al tacto, producto del desprendimiento de material constitutivo en el golpe, que comúnmente se originan en el centro del punto de impacto, orientando la dirección de la fuerza. Inspeccionado el lado interno del parabrisas, no presenta relieves perceptibles al tacto, como así tampoco desprendimiento del material constitutivo. Situación que podría atribuirse a la lámina de polivinilo de butiral, que absorbió gran parte de la energía cinética del objeto, sin haber sido perforada(…). El perito aclaró que todos los indicios hacen presumir que el impacto es externo.

Impacto C: se sitúa en el tercio izquierdo, parte media del parabrisas. Manifestándose en forma de grieta superficial, con microfisuras radiales, desprendimiento de material constitutivo, comúnmente llamado “ojo de buey”. Analizando el impacto se establece que la fuerza se produjo el mismo, fue desde el exterior hacia el interior, por un objeto contundente de menor tamaño al que pudo originar el impacto B, en base a las características antes mencionadas.” En relación a la velocidad del vehículo, por las condiciones climáticas no se encontraron huellas de los neumáticos suficientes en el lugar del hecho para realizar un cálculo estimativo de la velocidad en que el vehículo hubiera tomado la curva, la misma se inferirá de un estudio que se realizará de los daños producidos en el vehículo y en el cuerpo del fallecido.

La fiscalía se encuentra a la espera de los restantes informes complementarios y de otros que se ordenarán a los fines de esclarecer la mecánica del hecho.