El juez Marcelo Martínez de Giorgi ya ordenó la captura nacional de Alejandro Burzaco, Hugo y Mariano Jinkis. Los hizo mediante interpol a todas las fuerzas de seguridad. Así le dio curso al arresto con fines de extradición que salió de la Justicia de EEUU.

La acusación es por integrar una asociación ilícita destinada a cobrar sobornos por la comercialización del marketing y publicidad para los campeonatos que organizaba la FIFA con las confederaciones regionales y locales.

Tanto Burzaco como los Jinkis pidieron la exención de prisión para transitar en libertad el proceso, que fue denegada.