Oferta de verano ante la violencia en el fútbol: la CONMEBOL decidió reducir todas las suspensiones que afectan actualmente a clubes y jugadores. La razón es tan ridícula como la corrupción que envuelve a los dirigentes del fútbol internacional.

Boca, Rosario Central, Sebastián Saja y Wanchope Ábila tienen razones para sonreír en este centenario del organismo que rige el fútbol a nivel sudamericano. Es que sus dirigentes decidieron festejar el cumpleaños de la Confederación con una “Medida de gracia”, que reduce las penas desde un 75% a clubes y jugadores afectados por comportamientos inapropiados.

Por ejemplo, el episodio ocurrido mientras se disputaban los octavos de final de la Copa Libertadores, en el partido entre Boca y River, donde el Panadero Napolitano arrojó gas pimienta para perjudicar a los jugadores del actual campeón de América, quedará casi impune. De las 8 fechas de suspensión que sufrió el Alberto J. Armando, los cumpleañeros decidieron rebajarlas a sólo 2.

Por otro lado, Rosario Central no sufrirá sanción alguna tras el uso de pirotecnia desmedido en el enfrentamiento ante Boca por la Copa Sudamericana 2014. Los jugadores se favorecieron con una reducción del 50%: Sebastian Saja jugará mañana ante Puebla, a pesar de su partido de suspensión, mientras que Wanchope Ábila, cumplirá sólo una de las 3 fechas de suspensión que le fueron asignadas por la expulsión en la final de la Sudamericana 2015.