Las norteamericanas bajaron a las invictas brasileñas por 3-0 (25-18, 29-27 y 25-20) y mañana a las 15hs buscarán la primera corona frente a las asiáticas, que dejaron sin final a las locales por 3-1 (25-21, 25-20, 20-25 y 30-28).

Las estadounidenses, segundas del ranking FIVB, eliminaron a las número uno de la clasificación gracias a su buen bloqueo en el primer set. Para el segundo las sudamericanas, que llegaban con récord de 11-0 y diez sets consecutivos ganados, inclusive tres contra Estados Unidos en la última fecha de la segunda fase, encontraron los espacios y llegaron a tener ventaja de siete puntos, lo que se trasladó luego en dos set points.

Pero los remates de las norteamericanas, sumado a algunos errores de las verdeamerelhas, hicieron fácil la remontada. El último set fue mucho más tranquilo, tanto que el marcador en el segundo tiempo técnico estaba 16-9, y luego Estados Unidos pudo cerrar el partido con suma comodidad, pese a desperdiciar los dos primeros match points. La máxima anotadora fue Jordan Quinn Larson con 15 puntos, seguida por la brasileña Fernanda Rodrigues con 14.

Después China dio la sorpresa al eliminar a las dueñas de casa, que solo habían sufrido una derrota en la primera fase ante Croacia. Las asiáticas, que en el triangular anterior habían pasado con solo dos puntos producto de la victoria sobre República Dominicana, ya habían caído con Italia por 1-3 en la segunda fase, pero esta vez Ting Zhu les facilitó las cosas con sus 32 puntos, el doble que sus más inmediatas anotadoras, Antontella Del Core y Xinyue Yuan.

En todos los rubros dominaron las de rojo, al conseguir nueve remates más (62-53) y cuatro bloqueos de diferencia (14-10), aunque en aces fueron ampliamente superadas (2-10). China buscará la corona que supo ganar en Perú 1982 y Checoslovaquia 1986, mientras que de local en 1990 y en Japón 1998 habían perdido la final.

Estados Unidos solo llegó al último partido cuando perdió con las locales en Japón 1967 y en Alemania 2002 cuando se consagró Italia, mientras que además venían de perder las últimas dos finales olímpicos con Brasil. El duelo de mañana en Milan reeditará la final de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 donde las orientales ganaron 3-1 (también se llevaron el oro en Atenas 2004). El último antecedente data del Final Six del Grand Prix 2013 en Japón, donde China (subcampeón aquel año) ganó por 3-0.