Se pierden anualmente unos 24 mil millones de toneladas de tierra fértil, la que conforma el eslabón clave para satisfacer la demanda mundial de alimentos.

“Esta es una catástrofe que se acerca lentamente”, advierte Jes Weigelt, representante del Instituto de Estudios de Sostenibilidad (IASS) y director del Instituto para la Administración de los Suelos y la Política de Tierras.  : «La situación en muchas regiones del mundo es muy grave «, subrayó.

 «La población mundial crece constantemente. Y todos quieren comer, tener un techo, utilizar las carreteras y la infraestructura. Pero las tierras cultivables se reducen más y más. Cada año se pierden 24 mil millones de toneladas de suelo fértil, debido a la erosión, las construcciones, las inundaciones, la extracción de recursos o sobreexplotación en la agricultura», lamentó Weigelt.

Por su parte, Luca Montanarella, representante de la Comisión Europea, indicó: “Superficie no es sinónimo de suelo cultivable.“La pérdida de tierras de cultivo en Europa se estima en 1.000 kilómetros cuadrados, por día. La mayor pérdida se debe a la construcción de carreteras, ciudades y plantas industriales”, agregó.

Además explicó que la pérdida de suelos fértiles en Europa es como producto de su propia eliminación, el sellado o la compactación usada para construcciones. «Ahogando el suelo se pierden miles de millones de microorganismos, bacterias y hongos que hacen de la tierra un suelo fértil. Una vez destruidos los suelos cultivables, no queda más que materia muerta»,  lamentó la especialista.