La Dirección Nacional de Migraciones incrementó en los últimos meses la cantidad de operativos para detectar extranjeros indocumentados, se informó oficialmente. 

En lo que va del año, Migraciones lleva realizados 8.036 operativos, con lo que casi igualó los 8.447 realizados en todo 2015, se informó. Se trata de operativos efectuados «a fin de detectar irregularidades documentarias y luchar contra el tráfico de personas, la trata, la explotación laboral y el trabajo en negro a que son sometidos los inmigrantes no documentados».

En esas acciones, por un lado, los funcionarios intiman a los extranjeros a normalizar la situación de residencia en el país; y por el otro, son sancionados los empresarios inescrupulosos y los dadores de trabajo o alojamiento a título oneroso a personas indocumentadas».

«La concreción de estas medidas fijadas por la normativa vigente y con el propósito de promover la regularidad migratoria, se da gracias al trabajo coordinado con Justicia, fuerzas de seguridad e inteligencia, fiscales, organizaciones internacionales y otros organismos del Estado (nacionales, provinciales o municipales), a fin de lograr una mayor eficacia, tanto en el intercambio de información, como también a la hora de disuadir, prevenir o actuar en situaciones de posible delito», sostuvo el director Nacional de Migraciones, Horacio José García.

El organismo dependiente del Ministerio del Interior informó que aumentó un 37,2% interanual la actividad de ese tipo. Señaló que «en las 8.036 intervenciones fueron fiscalizados más de 12.700 extranjeros, 1.600 de los cuales se encontraban en situación irregular en el país».

«A la par, se labraron 750 actas de infracción a dadores de empleo o alojamiento a extranjeros irregulares», precisó. Según se informó, 619 acciones se correspondieron con operativos judiciales y 378 se implementaron con otros organismos públicos.

Del total de controles, 180 se dieron en talleres textiles; y también fueron fiscalizados más de 4.600 comercios (supermercados, comercios minoristas y mayoristas y gastronómicos).

Si se toman en cuenta servicios, industria, hoteles, hornos de ladrillos, locales nocturnos, construcción, entre otros, la cantidad se eleva a casi 5.900. En los últimos siete días, por ejemplo, se concretaron inspecciones tanto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como en el Gran Buenos Aires y localidades de varias provincias, como en Monte Cristo (Córdoba) y Río Grande (Tierra del Fuego).

Entre los resultados de las acciones, algunos revistieron mayor atención e importancia, como el allanamiento efectuado en una galería del barrio porteño de Flores el jueves 18, junto al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y la colaboración de la Agencia Gubernamental de Control, la AFIP, la Comisión Nacional de Regulación de Transporte, la Policía Federal y la Policía Metropolitana.

En la ocasión se constató que trabajaban 67 extranjeros (bolivianos, paraguayos, peruanos y surcoreanos), 5 de los cuales estaban en situación irregular. A su vez, pero junto al Ministerio Público Fiscal y a la Policía Metropolitana, se detectó a 8 senegaleses involucrados en venta ilegal en la vía pública, 5 en irregularidad migratoria.

El mismo día, en Villa Celina, Partido de La Matanza, Migraciones junto a la División Trata de la Policía Federal, participó de un allanamiento a un taller textil en el trabajaban 16 bolivianos.

Allí, se comprobó que 13 de ellos tenían su documentación en regla; aunque uno de ellos, el titular del domicilio, fue detenido por presunta trata de personas. En tanto, de los tres en situación de irregularidad, uno quedó detenido cuando los inspectores verificaron que existía una orden de captura vigente, se indicó.