El piloto francés de la escudería Marussia impactó de lleno con una grúa que atendía el coche de Adián Sutil, apenas 9 vueltas antes de concluir la carrera. Por su estado de salud, recomendaron no llevarlo al hospital en helicoptero.

Pese a las malas condiciones climatológicas, se corrió el GP de Japón que concluyó de la peor manera: debió suspenderse antes de tiempo debido a un fuerte accidente, protagonizado por Jules Bianchi, piloto francés de Marussia.

Su coche se incrustó debajo de una grúa que estaba remolcando el coche de Adrián Sutil, que se había despistado en ese sector en la vuelta anterior.

Fue transportado al hospital en ambulancia, debido a que los médicos recomendaron no llevarlo en helicóptero por temor a daños causados por la presión del despegue. Fue operado por sus lesiones en la cabeza y, según fuentes confiables, respira por si mismo.

Actualización 13:00

bianchi de cerca