Roger se metió en la final del Masters 1000 canadiense tras dejar en el camino a Feliciano López por 6-3 y 6-4 luego de poco menos de una hora y media. Mañana a las 16hs buscará su 22º título de la categoría frente a Jo-Wilfred Tsonga (15º).

El primer set el suizo lo ganó gracias a su saque (tuvo cinco aces aunque 45% de primeros servicios) y también por los 25 errores no forzados de Feliciano, que colaboraron a que solo ganara cuatro puntos con la devolución. Un solo quiebre en el cuarto game le valió la manga, sin importar los diez break points que desperdició.

Y en el segundo set, con una rotura en el primer juego, luego el número cuatro del mundo se relajó, dejó de subir a la red y se valió de su saque para no tener complicaciones. Volvió a no sufrir oportunidades de quiebre, mientras que se conformó con una sola, pero sumó ocho aces más, incluso cerrando así el partido.

Es la undécima victoria consecutiva de Federer ante López en igual cantidad de enfrentamientos, aunque desde Dubái 2012 que no se medían. El español, que nunca jugó la final de un Major, solo había quedado entre los cuatro mejores en Shangai 2009 y 2011. Como el año pasado había perdido en primera ronda, desde la semana que viene quedará cerca del puesto 15, su mejor posición alcanzada dos años y medio atrás.

El de Basilea, que este año llegó a la final en Wimbledon, Indian Wells (ambas vs. Novak Djokovic) y Montecarlo (vs. Stanislas Wawrinka), y se consagró en Halle y Dubái, buscará su primera coronación importante desde Cincinnati 2012, y además la victoria 300 en Masters 1000.

A Tsonga, quien más temprano le había ganado a Grigor Dimitrov (8º) por 6-4 y 6-3, lo enfrentó 15 veces con 11 victorias, incluyendo las últimas dos en Montecarlo y el Australian Open 2014. Sobre cemento el historial está 9-3, siendo la última victoria del francés en este torneo en 2011.