Dos años después de su última título en un torneo grande, Roger volvió a levantar un trofeo, esta vez luego de vencer a David Ferrer (6º) por 6-3, 1-6 y 6-1 en una hora y cuarenta minutos. 80 torneos ganó en su carrera, y buscará el 18º Grand Slam la semana próxima en el US Open.

Los primeros siete juegos fueron trabados como se esperaba, con solo cuatro puntos ganados por cada uno con la devolución, pero cuando el español apenas se desconcentró, cometió las primeras dos dobles faltas que le dieron el quiebre al número tres del mundo. Pese a que luego David tuvo cuatro break point (los primeros tres consecutivos), la experiencia del suizo le valió el set.

El primer juego del segundo set tuvo tres break points para Federer, y aunque el de Javea los salvó todo parecía indicar que la final no iba a ir a un tercer set. Pero lejos de eso, David se animó a ir más a la red, mientras respondía a las subidas de su rival con impresionantes passing-shots, por lo que quebró en el segundo y cuarto juego, y tuvo después dos set points para ganar el set en cero.

Un juego después llegó el festejo, pero en el capítulo decisivo Federer sacó con 84% de efectividad (había tenido 60% en el primero y 52% en el segundo) y además con cuatro aces (terminó con seis contra tres del subcampeón) metió al ibérico en el fondo de la cancha, mientras él anotó con todas las voleas que antes había fallado. Así perdió solo tres puntos con el saque, y aunque tuvo ocho oportunidades de quiebre, las dos que aprovechó le valieron para levantar el trofeo de Cincinnati.

Es la sexta vez que gana este campeonato teniendo en cuenta que lo había hecho en 2005, 2007, 2009, 2010 y 2012, y además se sacó el desahogo de haber perdido las finales de Indian Wells, Montecarlo y Toronto la semana pasada. Es su tercera consagración en la temporada ya que a principio de año lo había hecho en Dubái y luego repitió en Halle, justo antes de perder la final de Wimbledon.

Con 303 victorias en Masters 1000 tiene 22 trofeos en la vitrina, faltándole solo el de Montecarlo (perdió cuatro finales) y Roma (dos definiciones). Así acumula 80 títulos, solo por detrás de los 94 de Ivan Lendl y los 109 de Jimmy Connors. A Ferrer le ganó las 16 veces que lo enfrentó, siendo esta la décima en cemento y la segunda final (el Masters de China 2007).

Como Ferrer el año pasado había perdido en la tercera ronda subirá una posición en el ranking desde mañana, retornando al quinto puesto luego de tres meses. Esta era su séptima final en un torneo de la categoría, habiendo podido ganar solo en Paris 2012.

Más temprano había sido al final del torneo femenino, que consagró a Serena Willimas (1º) por 6-4 y 6-1 a Ana Ivanovic (11º).