Federico Moura el gran “frontman” de los ochenta


Este sábado 23 de octubre cumpliría 70 años el recordado Federico Moura, un líder carismático y emblemático del grupo platense «Virus».

Federico Moura, cumple un nuevo aniversario de su nacimiento, el #70. Fue el cantante de los primeros discos del famoso grupo Virus, que en los años ’80 tuvo hits que aún hoy son verdaderos clásicos, como: “Luna de miel en la mano”, “Pronta entrega”, “Imágenes paganas”, «El rock en mi forma de ser», y “Wadu-Wadu”, entre muchos otros.

Federico Moura nació en 1951, el mismo día y año que Charly García. Tocó el bajo en un mítico grupo de La Plata en los comienzos del rock argentino, llamado «Dulcemembriyo». Luego pasó la mayor parte de la década del ’70 viajando y viviendo en Europa, Estados Unidos y Brasil. Creó locales de ropa, como Limbo, en calle Florida, y desde 1979 se sumó como cantante a la banda que habían formado sus hermanos Julio y Marcelo.

Desde su lugar como “frontman” de Virus, Federico Moura se convirtió en una imagen icónica del rock argento. En los inicios fueron un grupo de culto, pioneros de un sonido moderno y nuevo, con discos como “Wadu-Wadu”. Luego crecieron en popularidad con trabajos como “Relax” y tuvieron un boom con “Locura”, su álbum de 1985.

Virus también tuvo un enorme éxito en Chile y Perú, pero durante la grabación de “Superficies de placer”, en Brasil, Federico confirmó que estaba muy enfermo y murió el 21 de diciembre de 1988. Su fallecimiento cerró una de las épocas más fatídicas de la historia del rock argentino. Vale recordar que, en el transcurso de los últimos años de la década de 1980, también fallecieron Luca Prodan (22 de diciembre de 1987; treinta y cuatro años) y Miguel Abuelo (26 de marzo de 1988; cuarenta y dos años), marcando de este modo el fin de la era del rock argentino «ochentoso».

Uno de sus últimos pedidos fue que la banda continuara tocando, con Marcelo Moura como cantante. Desde entonces, con algunas intermitencias, Virus sigue tocando y sus grandes canciones siguen vivas.

Su legado sigue vigente a través de diferentes reconocimientos realizados en estos años: a la edición de tres discos tributo (‘Soy moderno: Bandas de los noventa cantan a Virus’, 2000; ‘Tomo lo que encuentro’: 19 versiones de Virus, 2004; e ‘Intimidó mi corazón’, 2008, que recrea las canciones del disco «Superficies de placer», con la particularidad de ser el primer disco gestado a través de Facebook), se sumaron la concreción de dos muestras retrospectivas (Museo Rock, 1993, y Centro Cultural San Martín, 2008), la edición de dos libros biográficos (‘Virus, una generación’, 1994, y ‘Virus’, 2015, escrito este último por su hermano Marcelo) y el montaje de dos esculturas (Homenaje a Federico Moura, Chaco, 2006, y Federico Moura, Paseo de la Prevención, Buenos Aires, 2006).

Todos estos homenajes coinciden en recordarlo como una influencia decisiva en la modernización del rock posterior a la última dictadura militar en Argentina.

Entre el hedonismo y los juegos de palabras, sus letras hablan de encuentros entre la gente, de sexo y contacto físico, siendo una de las más lúcidas respuestas contra la asfixia imperante tanto durante la dictadura como durante el regreso a la democracia en Argentina, cuando hubo «tantos odios para curar», como relataba Federico, en una de sus emblemáticas canciones junto a su banda.

¡Dale Play! En Tango Diario

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.