La idea de conmemorar el “Día del descubrimiento de América”, también conocido como “Día de la Raza” o “Día de la hispanidad”, surgió en el siglo XIX, cuando al celebrarse el cuarto centenario del descubrimiento, fue firmado un decreto real, en el monasterio de la Rábida, el 12 de octubre de 1892 por María Cristina de Habsburgo y aunque en este momento no se establecería como día oficial, años más tarde sería instituido como «fiesta nacional», por todas las naciones americanas, incluyendo a los Estados Unidos de Norteamérica.

Por el decreto 1584 del 2 de noviembre de 2010, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, cambió el nombre del «Día de la Raza» por el de “Día del Respeto a la Diversidad Cultural”.

En ese orden de ideas brillantes, Chávez en vida cambió el uso horario de Venezuela a media hora distinta del mundo, y María José Lubertino, pretendió hacer una denuncia por discriminación a Kinder, por tener un huevo rosa y otro celeste.

Feliz Día de la Raza para todos y todas.