El Día Internacional de la Mujer, antes llamado Día de la Mujer Trabajadora, debido la decisión de la ONU de institucionalizarlo en 1975, conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.

La primera celebración del Día Internacional de la Mujer tuvo lugar el 19 de marzo de 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, y su conmemoración se ha venido extendiendo, desde entonces, a numerosos países.

En 1972 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró 1975 Año Internacional de la Mujer y en 1977, invitó a todos los Estados a declarar, conforme a sus tradiciones históricas y costumbres nacionales, un día como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

El 19 de marzo de 1911 se celebró por primera vez el Día de la Mujer en Dinamarca, Suiza, Austria y Alemania donde asistieron más de 1 millón de mujeres y hombres exigiendo el derecho al trabajo y diciéndole no a la discriminación laboral.

Una semana después un suceso trágico  mostró la precaria situación de las mujeres con respecto a sus derechos laborales en Nueva York. Fue un incendio en la fábrica Triangle que dejó 140 víctimas y generó repercusiones en la legislación estadounidense generando una alerta de las condiciones laborales de las mujeres en el mundo.

En Rusia entre 1913 y 1914 las mujeres celebraron su día a fin de febrero mientras que en el resto de Europa se esperaba el 8 de marzo. En 1917 las mujeres rusas realizaron una huelga y tras la abdicación del zar Nicolás II, el gobierno provisional le otorgó el derecho al voto.

Desde entonces se celebra el 8 de marzo y en 1975 la Organización de Las Naciones Unidas lo constituyó como el Día Internacional de la Mujer en dicha fecha.